Tu hijo no es una extensión de ti, respeta su espacio de libertad

Lo más importante para un niño es ser feliz y no el mejor de clase
Valora este artículo

Alguna vez te has preguntado ¿por qué algunos padres obligan a sus hijos a tomar un montón de clases y actividades extraescolares?, pareciera que de algún modo ellos quieren asegurarse de que tengan una mayor oportunidad de alcanzar el éxito en sus vidas y seguramente que sus intenciones son buenas, aunque ahora sabemos, no necesariamente son las más adecuadas. De acuerdo con un estudio realizado por el área de psicología de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, algunos padres ven a sus hijos como extensiones de ellos mismos, en lugar de verlos como seres individuales que tienen sus propias esperanzas y sueños. ¿Dónde quedan entonces los niños felices?

Padres exigentes = ¿mejores niños?

niños felices

Esta investigación de la que hablamos ha confirmado que estos padres exigentes están tratando de compensar sus propios sueños fallidos a través de sus hijos. Pero no todos ellos utilizan a sus niños para resolver sus propios sentimientos de pesar y decepción; lo investigadores revelan que cuanto más el padre o la madre se ven reflejados en sus hijos, más posibilidades hay de que ellos quieran que sus hijos vivan sus propias ambiciones no correspondidas.

Los padres que ven a sus hijos como extensiones de ellos mismos, pueden ser más propensos a desear que sus pequeños logren los sueños que ellos no pudieron hacer realidad. Los resultados de la investigación podrían explicar de alguna forma, las acciones de los padres exigentes que instan a sus hijos reacios para que sigan un sueño y les proporcionen una visión más alegre de la paternidad. La investigación concluye que algunos padres pueden conseguir placer y darle un significado a la paternidad con la resolución de sus propias ambiciones no cumplidas a través de sus hijos.

¿Y qué sucede con los hijos?, ¿Son niños felices?

Esta claro que con una constante presión, los niños pueden realizar todo lo que sus padres les piden, pero eventualmente, esta actitud por parte de los padres, lo único que provoca es que los niños crezcan con un pensamientos y habilidades autónomos limitadas. Los niños felices requieren de su propio espacio y libertad, para que por ellos mismos puedan experimentar y desarrollar su personalidad y por supuesto tomar sus propias decisiones.

Hay que entender que los “mejores niños”, no son precisamente los niños más felices. Presionarlos en extremo para que hagan algo que quizás no quieren, les impide disfrutar con plenitud de su infancia. Ellos no pueden jugar y divertirse como los otros niños porque deben ir a clases adicionales impuestas por sus padres. Pero los niños tienen que aprender de forma divertida, equivocarse y darle rienda suelta a su imaginación, además de pasar más tiempo con otros niños de su edad.

Los padres quizás piensen que le esta haciendo un bien a sus hijos, pero hay una gran cantidad de efectos negativos que nada tienen que ver con su bienestar, incluyendo la perdida de motivación y el disfrute, el miedo al fracaso, la perdida de su autoestima y en muchos casos se les genera un cierto resentimiento hacia sus padres por imponerles cosas en momentos en los que solo querían divertirse y disfrutar de su infancia.

Categorias
Psicología

Somos un equipo de redacción al que nos encantan las cosas más curiosas que te puedas imaginar. Si te gustan nuestros artículos ¡Compártelos!
Sin comentarios

Deja un comentario

PÁGINAS RELACIONADAS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
0
0
0
0
0
0
0
0
Total
0